Cuando somos pequeños nuestro organismo está compuesto de 85% de agua. Pero, a medida que crecemos, esta cantidad disminuye a 70% y cuando somos adultos mayores, llega a solo 60%. Por eso es muy importante una correcta hidratación en las personas que sobrepasan los 65 años.

Publicado en Gerontología