La incontinencia urinaria en la tercera edad

Escrito por  Dr. Eduardo Rizo
Martes, 20 de Diciembre de 2016 15:33
https://www.hogarcorazondejesus.org.ec/component/k2/item/20016-incontinencia-urinaria-tercera-edad
Es recomendable que el adulto mayor no se aguante las ganas de orinar y acuda al baño cuando sienta la necesidad Es recomendable que el adulto mayor no se aguante las ganas de orinar y acuda al baño cuando sienta la necesidad

La incontinencia urinaria (IU) constituye un problema médico y social importante con una tendencia creciente debido, entre otras razones, al envejecimiento de la población. Recientes estimaciones cifran en más 200 millones los adultos con IU.

Uno de cada diez adultos mayores que viven en sus domicilios sufren incontinencia, entre los adultos mayores hospitalizados el número asciende a cuatro de cada diez, y asciende a seis de cada diez entre los ingresados en centros residenciales.

La Sociedad Internacional de Continencia (ICS) define a la IU como cualquier pérdida involuntaria de orina.

Impacto de la IU en la calidad de vida

La IU tiene un impacto negativo notable sobre múltiples aspectos de la vida diaria, tanto en el entorno social (menor interacción social o mayor aislamiento, abandono de algunas aficiones, etc.), como en el físico (limitaciones a la práctica deportiva), sexual (pérdida de la actividad sexual, evitación de la pareja), psicológico (pérdida de la autoestima, apatía, depresión, sentimientos de culpabilidad, etc.), laboral (absentismo, menos relación) y doméstico (precauciones especiales con la ropa, protección de la cama, etc.).

Tipos de incontinencia urinaria

I) Incontinencia urinaria de esfuerzo

La IU de esfuerzo (IUE) se define como la pérdida involuntaria de orina asociada a un esfuerzo físico que provoca un aumento de la presión abdominal (como por ejemplo toser, reír, correr, andar). Se produce cuando la presión intravesical supera la presión uretral como consecuencia de un fallo en los mecanismos de resistencia uretral, por dos causas no excluyentes:

La IUE es común en ancianas y supone también la forma más común de IU en las mujeres menores de 75 años, afectando a casi un 50%.

En el varón anciano es rara y por lo común está asociada a cirugía prostática previa, tanto transuretral como supra púbica.

II) Incontinencia urinaria de urgencia

La IU de urgencia (IUU) es la pérdida involuntaria de orina acompañada o inmediatamente precedida de urgencia. Por urgencia se entiende cuando el paciente se queja de la aparición súbita de un deseo miccional claro e intenso, difícil de poder demorar.

Es la forma más común de IU en mayores de 75 años, sobre todo en los hombres (40-80%). Menos frecuente este tipo en mujeres que se presenta entre 11 y 20% de las mujeres incontinentes tenían síntomas de IUU.

III) Incontinencia urinaria mixta

La incontinencia urinaria mixta (IUM) es la percepción de pérdida involuntaria de orina asociada tanto a urgencia como al esfuerzo.

Se estiman en 30-40% las mujeres con IU que tienen síntomas de IUM. La IUE es un problema frecuente en mujeres jóvenes y premenopáusicas, mientras que la IUU se hace más predominante en el rango de edad postmenopáusica.

IV) Incontinencia urinaria continúa

IU continua (IUC) es la pérdida involuntaria y continua de orina. Puede ser debida a una fístula, desembocadura ectópica uretral o a un déficit intrínseco uretral grave.

V) Incontinencia urinaria inconsciente

La incontinencia urinaria inconsciente (IUI) se define como la pérdida involuntaria de orina sin deseo miccional e independientemente de cualquier aumento de la presión abdominal. Este tipo de IU se presenta sólo con grandes volúmenes de orina dentro de la vejiga y aunque poco frecuente es de interés reconocerla entre la población geriátrica.

Factores de riesgo de la incontinencia urinaria en la tercera edad

Género

Varias razones (longitud uretral, diferencias anatómicas en el suelo pelviano, efectos del parto) intentan justificar la diferencia de que las mujeres tengan un mayor riesgo de desarrollar IU. Sin embargo, esta razón de riesgo varía con la edad: en menores de 60 años las mujeres tienen cuatro veces más probabilidades que los hombres de padecer IU, pero en mayores de 60 años sólo dos veces más.

Edad

Existen indicios para pensar que la edad pudiera jugar un papel en el desarrollo de la IUU más que de la IUE.

Menopausia y hipoestrogenismo

La atrofia genital puede contribuir a la relajación del suelo pelviano así como a la deficiencia intrínseca del esfínter uretral. Estudios recientes, no obstante, no han demostrado que la menopausia por sí misma sea un factor de riesgo independiente de la edad..

Peso

La obesidad es uno de los factores de riesgo independiente para la IU en mujeres mayores. Un índice de masa corporal (IMC) alto se correlaciona con una mayor prevalencia de IUE y de IUM, así como con la severidad de la IU. Se conoce poco sobre la pérdida de peso como tratamiento de la IU.

Otros factores

Incluyendo cardiopatías, diabetes mellitus, enfermedad de Parkinson, demencia, accidentes cerebrovasculares, varios fármacos, tabaquismo, abuso del alcohol, etc., se han relacionado con IU.

Conductas ante la incontinencia urinaria

Debe ser un tratamiento no solo del urólogo, del ginecobstetra, también del psicólogo, en un grupo multidisciplinario donde se pueda brindar una atención integral al adulto mayor con esta patología.

Algunas medidas:

  1. Una buena nutrición y de la práctica de ejercicio para mantener el tono muscular, es recomendable no aguantarse las ganas de orinar y acudir al baño cuando sienta la necesidad.
  2. Mantener una buena higiene genital.
  3. Eliminar los obstáculos que el adulto mayor puede encontrar en la casa para llegar desde la cama hasta el cuarto de baño, o disponer de un orinal o cuña sanitaria.
  4. Reducir el consumo de excitantes (alcohol, café, té),
  5. Si la incontinencia es nocturna, se puede reducir la ingesta de líquidos a partir de la merienda.
  6. El uso de pañales, colectores externos en varones
  7. Tratamiento medicamentoso o quirúrgico de acuerdo a las causas de la enfermedad.

Hoy se considera que con las diferentes opciones terapéuticas es posible solucionar la incontinencia en casi el 30-40% de los casos, disminuyendo la severidad de los síntomas en otro 40-50% de los casos.

Modificado por última vez el Miércoles, 08 de Febrero de 2017 14:55
Dr. Eduardo Rizo

Dr. Eduardo Rizo

Medico Clínico
Hogar del Corazón de Jesús